6 feb. 2013

SOY RESPONSABLE DE MI FLOR....

Alucinada me quedé cuando, alguien, solo para alentarme como la persona que preside en estos momentos, una asociación de mujeres, preocupada por muchos aspectos, me aconseja que entre en algunas páginas de facebook de menores. Revisé algunas. No me lo podía creer del todo, porque veía niñas de una edad muy temprana, que parecían actrices, fotos llenas de sensualidad, pintadas como modelos, posando de una manera poco infantil, robada esa edad en la que, todavía, deberiamos de vivir la inocencia. ¡De inocencia nada!... Estados dignos de mujeres de veintitantos, de haber vivido mucho (en muchos sentidos)... estados y comentarios que te hacen pensar "¿Y sus padres?"... Y descubres, estupefacta que sus padres les han dado al "me gusta" tan anchos y tan panchos. Es decir, que tienen acceso a esa página desde la cual, su hija, una niña aún, parece venderse al mejor postor. Hablando de "tengo ganas de tí", de "te amo", llena de palabras de las que, segura estoy, desconoce hasta sus significado. Desvelando odios hacia otras chicas porque, ¡oh, dios mio!, se han atrevido a meterse en una relación (¿relación?...¿a los once, doce o trece años?)... No me lo podía creer. ¿A eso hemos llegado?... La infancia y la adolescencia es para guiar, para conducir, para hacer entender, para controlar y aconsejar... Para preparar el camino hacia un futuro en la que se las respete, sean dignas de ser mujeres u hombres, según el caso.
Les estamos alentando a lo contrario. Estamos tan orgullosos de la belleza de nuestras hijas que, comprendemos, que tengan setecientos amigos... ¿tantos?... ¿a cuántos conocemos?... ¿Eduqué bien a mi hijo cuando le prohibía eso?, se me crea la duda de que fui carcelera, porque yo controlé, y prohibí, igual fui tan dura que he creado un trauma. O quizás no... "El principito", ese libro que deberíamos de aconsejar, en una de sus frases dice "Soy responsable de mi flor"... ¿Seguro que la estamos cuidando?... No sé no sé...

CONCLUSION
Se nos van de las manos, o eso decimos, quizás se nos van porque dejamos de cogerles la mano y enseñarles a caminar. Me da mucha pena ver y leer lo que veo y leo. No sé si creé un trauma, mañana le preguntaré a mi hijo mayor. Ahora que ya tiene edad para votar, gestionar una cuenta corriente, tener páginas en redes sociales o viajar sin una autorización. Hemos atiborrado a nuestros hijos de móviles con internet a los once, ¿para qué?, solo tenemos que ofrecerles lo que ellos pueden gestionar... Se nos olvidó su edad, les estamos haciendo vivir la nuestra, no es justo para ellos, ni para nosotros... ni es justo... Educar es difícil, no lo hagamos fácil, porque eso nunca resulta... Buenas noches, voy a traumatizar a mi peque metiéndolo en remojo, que eso no daña....

ADIOS A MI INSTITUTO (siempre en mi recuerdo)...

Cada día, durante la semana, cuando acudo a recoger a Alberto, miro con disimulo hacía la derecha, porque ahí, justo en ese punto, en la Calle Peatonal, estaba mi instituto. Hoy no fue distinto, volví a girar la cabeza y ví el edificio en el que estaba mi clase totalmente desaparecido. Y envié un whatssapp a varios compañeros, en todos decía lo siguiente: "Se ha demolido parte de nuestra historia, y duele ver como se termina de tirar al suelo"... Hubo varias respuestas, pero sobre todo una que me llenó de nostalgía, y solo me decía: "Hazme una foto"... y la hice, y la envié, y con ella todos los recuerdos que guardaron, durante años, esos muros que ya no están. Los que algún verano, cuando coincidia con mis antiguos compañeros que están fuera, mirabamos y relatabamos, historias que se quedaron en carreras en la escalera, en teatros ensayados, en frío sin calefacción, en preparar fiestas de fin de curso, en esperas de notas, en teclados de máquinas enormes, en besos robados detrás de alguna tapia, en llantos desolados y consuelos en un banco. En despedidas cuando el curso terminaba, en ausencias e indiferencias que dolían. Compañeros que conocí y que aún conservo, los que pasaron y después no están. Aprendí a reír a carcajadas por nada. Aprendí el dolor del primer amor y su ilusión, aprendí el valor de la amistad, aprendí que la vida es un soplo y que la mejor edad es que la que vives en el presente, aun cuando el presente se vaya y se haga pasado.
Estan derribando mi instituto. Y mi antiguo compañero, el que me pidió que le hiciera una foto, me envió otro whaatssapp en el que me decía: "Duele verlo caer"... y sí, duele verlo caer... con él se irán años y momentos, bromas, gritos y castigos. Cae con él un tiempo que estará siempre en la memoria de quien vivimos entre sus paredes y en su entorno. Se irá el instituto, para siempre, pero para siempre estará en la memoria de los que le dimos vida, y sueños, y risas e ilusiones. Va a ser duro no verlo, abandonado, escuchando en un eco voces idas, retumbando en mi memoria. Y le respondí a mi compañero: "No dolorá, porque vivirá para siempre con nosotros"... Y así será... y yo lo sé, y mis compañeros también... siempre tendrá ese hueco en el recuerdo... y como siempre digo, recordar es volver a vivir.
Adios a mi adolescencia querido instituto, adiós contigo, que te vas cayendo golpeando el suelo, a todos nos golpeó alguna vez la vida, y caímos, como tú abatidos y derrumbados. Habrá otro edificio con vida propia, pero no serás tú, tú estarás siempre entre los que corrimos por tus pasillos, visitamos tus clases y te llenamos de juventud y de sueños.

Foto de Angel del Moral Gómez (Antiguo Instituto Sierra Mágina).-

SABERTE (poesia para cerrar un dia estupendo)...

Saberte detrás de mi esperanza,
la que empuja mis días haciéndolos eternos,
saberte resguardado en un recuerdo,
saberte intacto dentro de mis sueños.
Saberte tan cercano como el aire,
el mismo que respiro en mi silencio,
el que me roza el rostro y me acaricia,
el que cierra mis ojos y es tu aliento.
Saberte siempre, sin buscarte,
encontrándote en el dorso de mi mano,
en el pliegue de mi cuello, entre mis dedos,
descubrirte en mis sábanas guardado.
Sin haberte buscado te encontré,
sin buscarme me encontraste desarmada.
Sin querer que pasará sucedió,
sin desear nada más que ser la nada.

Saberte instalado en mi memoria,
saberme la luna de tus cielos.
Saberme deseada y anhelada,
saberte siendo vida y siendo viento.

Saberte en mi, y saber que son tus manos
las que hacen eterno mi universo.-

EL GESTO DE ROSA PARKS... POR LA JUSTICIA..

Un día como hoy nació Rosa Parks... seguro que a alguno no le suena. Es normal. Esta mujer, de raza negra, fue enjuiciada en 1955 por ocupar un asiento para blancos en un autobús. Se negó a ocupar los asientos de detrás, los destinados para "los negros"... A veces me pregunto en dónde está la grandeza americana, esa que se nos vende como si fuera el ejemplo a seguir. Un país que algunos defienden como el progresismo, lleno de edificios enormes, de dólares, de maravillas arquitectónicas...de odios, de racismo, de intransigencia, de invasiones extrañas y nocturnas, de represión sexual, de libertades coartadas y contaminadas. Un país que se unió desolando, aniquilando, persiguiendo y masacrando a pueblos indios completos, encerrando en ghettos a quienes no cumplían sus normas. Ese ejemplo de nación progre y avanzada en donde, hasta hace cuarenta años y todavía hoy se cachea a una persona sólo por el color de su piel. Ese país que ha votado por un empresario inmigrante, como esos inmigrantes a los que ahora él desea ver fuera, como Presidente, un inmigrante alemán. No es negro, Rosa Parks sí lo era. Ese, sólo ese era su delito. Rosa Parks, que luchó por igualar, que encendió la mecha, que con un gesto inocente y justo convulsionó a toda una nación, ni más ni menos que al Gran Oso. Ese intocable, que siempre se ha destacado por sembrar paz cuando jamás ha vivido en su propio terreno la desolación de guerras... Pues sí, Rosa Parks mostró al mundo la injusticia, la indignidad, pero enseñó la fuerza que puede tener un solo gesto. Un gesto de protesta humilde y pacífico. Me pregunto cuántas Rosas Parks habrá hoy en los Estados Unidos de América, cuántas ocuparán lugares que, según su Presidente, no les correspondan, cuántas movilizarán masas... Esas masas que han poblado, trabajado, ayudado a crear la Nación más poderosa del mundo,

Meses observando en televisión las movilizaciones contra un señor que intenta restaurar el Ku Klux Klan, levantar muros al más fiel estilo germánico de post guerras, que arenga a masas descontroladas mientras que los controlados, los marginados, los no representados se manifiestan contra el personaje que refleja el total sistema antidemocrático. Un empresario misógino que ha alcanzado la presidencia humillando a la mujer, un Presidente sin clase que olvida los más simples gestos de educación para con su esposa. Y hoy se cumplen años del nacimiento de Rosa Parks, un sencillo gesto por la dignidad del ser humano, ese, precisamente ese, sí fue un gran paso, aunque todavía queden iniquidades y desgarros. Porque en 1955 todavía quedaba por venir Vietnam, y la NBA... y por supuesto Obama... y después de ese 1955, el color negro ha engrandecido a los gloriosos Estados Unidos de América, con sus grandes logros, sus grandes edificios, sus grandes gestas y su mentalidad, muchas veces, pequeña y retrógrada. Con sus ideas trasnochadas de sentar a un señor, sea quien sea, antes de votar por una mujer.
Por supuesto que, esto, sólo es mi personal opinión, la opinión de una mujer sin estudios universitarios, sin diplomas, que no entiende de política nacional, mucho menos internacional, que sólo se rige por golpes de corazón, supongo que lo mismo que hizo Rosa Parks, una mujer de raza negra que movió a un país, para que ahora, sesenta y dos años después, un señor que escupe en público insultos a seres humanos que han luchado para sobrevivir, llegue hablando de muros, humille a los inmigrantes (olvidando que él es uno de ellos), menosprecie a las mujeres y tenga en sus manos el poder para manejar vidas... Que Rosa Parks lo perdone, ella, que fue negra y fue mujer.