10 feb. 2013

NOTAS PERFECTAS PARA UNA PRESENTACION...

Reconozco que, en mi caso, mi almohada es perfecta... Cuando me acosté anoche, con las notas de presentación bailando en mi cabeza, mentalmente las desgranaba, una a una, y me salían perfectas, tan perfectas que yo misma me veía levantandome, junto a todos los asistentes y aplaudiendo como, si el mismisimo David Bisbal hubiera actuado en el Metropolitan... y me dije "¡Encarni, perfecto, solo tienes que plasmarlo y ya está!", y esta mañana me puse a ello... ¡Pues no!, nada de lo pensado estaba ya en mi cabeza, intentaba recuperar, una a una, cada palabra que me dije a mí misma, delante de un público no muy abundante, pero sí selecto, mis amigos y mi gente. He intentado recordar todas las frases dichas, los matices, que los sé de memoria. Intenté estructurarlo, reestructurarlo, plasmarlo, reflejarlo y todos los "arlos" del mundo... ¡Nada!... Sé que tengo que hablar de la generosidad de la amistad, de las formas de vivir una infidelidad, del porqué de las dudas, del porqué de la renuncia de valores, de la maternidad en solitario. Tengo que hablar de mi pueblo, de la lucha por la sobreviviencia, de la emigración, de la dureza de la soledad. Tengo que hablar de la lucha por no admitir que la emotividad puede jugarnos malas pasadas... Tengo que hablar de todo lo que hablé anoche... ¡Y ahora va y no me sale!... He cerrado los ojos, he intentado recuperar el discurso, ese que anoche me salió perfecto, con mi cabeza reposando en mi almohada, cuando todavía el sueño no podía vencerme. Esfuerzo inútil.
Mis ideas, las buenísimas ideas que tenía anoche, las palabras ligeras, amenas, sencillas, dichas con soltura, filosofando lo justo, todas y cada una de ellas se han quedado al calorcito de mi cama, recogidas entre sábanas y se negaron a acompañarme cuando me he levantado. Así pues tengo que recuperar la neurona que se me desperdigó anoche, hacerla funcionar. Dejar que discurra y trabaje, y a ser posible que, con suerte, tenga buena memoria, y consiga recordar todo lo que anoche, sin ningún esfuerzo, consiguió resumir, en muy poco tiempo, de una manera inteligente, inteligible y divertida dentro de la seriedad.

CONCLUSION

Voy a dejar descansar a mi médula gris, solo un ratillo, me perderé entre sprays varios (cristasol, pronto, ambientadores y quitagrasas), dejaré que mi mente se centre en asuntos importantes, muy importantes, como por ejemplo, tender una lavadora o limpiar espejos, y luego si eso, yo yaaa.... intentaré recrearme paseando por mi novela, me tumbaré, tipo momia, con mi cerebro reposando en mi almohada, esa que anoche me robó, totalmente, mis ideas para la presentación, rogandole por piedad, que me las devuelva... que para eso son mías... la próxima vez, antes de acostarme, registraré el copyright, por si a mi almohada le da por volver a robarme, al menos, poder denunciarla... Buenos días, que ustedes pasen poco frío y disfruten de la resaca carnavalera de anoche... yo me voy a seguir pensando, hablando para mí misma, y resumiendo mentalmente.... algo quedará, supongo....