15 feb. 2013

LA VIDA ES UNA CANCION...INACABADA...

Esta mañana ha tocado trajinar, atender el teléfono, respirar y sonreír... y escuchar música... ha sido de esas mañana en las que, de repente, te vienen un montón de canciones que tenías en el recuerdo y no sabías que aún estaban... Y las volví a escuchar, porque, después de todo, la vida se va componiendo a fuerza de notas, unas más acertadas, otras disonantes, otras desafinadas y otras llenas de matices imposibles de describir, pero que, cuando se cantan suenan como los ángeles... Recordaba canciones, esas que llenan toda la memoria musical de todos y cada uno de los mortales, porque, lo queramos o no, lo reconozcamos o no, todos tenemos memoria musical, la que hemos llenado a lo largo de nuestra vida, a fuerza de vivir momentos y recopilarlos... Yo tengo muy buenas canciones en mi albún de recuerdos, ¡fijaros! esa frase, albúm de recuerdos, es el título de un albún de Albert Hammond, aquel de la versión post-modernisima de la "Espinita". El mundo sin música, no sería lo mismo, nadie puede imaginarse, ahora, a estas alturas, cómo sería la vida sin las canciones que, poco a poco, hemos ido almacenando en el corazón y en la memoria. Y es que, somos canciones, la vida es una canción, las canciones están hechas de jirones de vidas, vidas inacabadas, esas que se quedan pendientes en el aire, esperando a que, una canción, las continue y les de un final bonito...o no, o esos finales desgarrados y tristes que te hacen llorar al escucharlas.
La vida es una canción, de nosotros depende la letra que queramos que tenga, y la música que le pongamos, y la forma de cantarla. Hay canciones tristes que, una vez versionadas con música alegre, suenan de otra manera. Somos música, somos notas, creamos notas y creamos vida, vivamos la vida, porque será nuestra mejor canción, esa que, ningún compositor más podrá crear, ninguna voz estupenda más, podrá cantar. Somos musica, única, estupenda, nuestra vida es un aria, una balada, una copla, un tema de jazz... nuestra vida es rock. Porque de todos los estilos podemos coger lo mejor y mezclarlo y hacer la sinfonía y sintonía perfecta...

CONCLUSION

Mi madre cantaba "La bien pagá" y yo lloraba al oirla, mi madre me cantaba "Y sin embargo te quiero" y se quedó para siempre en mi recuerdo. Mi vida es la voz de mi madre, que cantaba como los ángeles, mi recuerdo es música, la que viví en casa, la que escuché con amigos, la que acompañó mi primer beso, la que escuché mientras me iba lejos "Boabdil el Chico" y Miguel Ríos recordandome Granada y yo en un tren alejándome. Mi vida son canciones... Mi vida es una canción que todavía estoy componiendo y que dejaré inacabada siempre... A seguir poniendo notas, que de eso se trata... hagamos un "Himno a la alegría" propio y especial... Buen día... a cantar, que eso siempre, acarrea sentimientos....