1 mar. 2013

DECIR PAZ...

Decir la palabra Paz, decirla en alto,
golpeando balcones y conciencias dormidas,
las que ya nunca luchan, porque ya se cansaron
de ser voces muertas, de ser voces perdidas,
de ser cuerpos anónimos y espíritus desterrados,
alejados de un mundo donde no les querían.
Decir Paz, decirlo en alto, hasta que sangre el alma
y la garganta estalle, hasta que lloren los ojos,
hasta que tiemblen las manos, de rabia, de furia
de ira contenida, reclamando justicia,
reclamando esperanza, deseando igualdad,
deseando vida. Gritar Paz, escuchar el eco,
el mismo que se expande por las entrañas vivas,
las que sufren, y muerden, y padecen y vuelcan
el hambre del espíritu entre cercos de espinas
que laceran sus brazos, que arañan sus rostros,
que se clavan crueles entre piernas que corren,
en la lengua que grita, en los labios que beben
en nombre de la Paz, que repiten sus letras
aunque les maten a golpes.
Gritemos Paz, por los que huyen, por los que la asesinan,
por los que matan a inocentes criaturas,
a las que intentan nacer de sus cenizas,
a las que luchan, trabajan y enamoran.
La Paz que merecemos los que naciendo nobles,
con paciencia de hormiga nos fuimos trabajando.-

¿HABLAMOS DE POLITICA?...

Pedir perdón por tan osado tema, viniendo de una humilde ama de casa, de esas que no saben, no entienden, no comprenden, se les escapan cosas, se les escapan términos, no dominan el lenguaje político... total, como todos los españoles. Yo recuerdo, hace muchos años, un buen día que hubo elecciones, yo iba a votar por primera vez, (ahora puedo contarlo porque ya es pura anécdota), tenía dieciocho años y un mes, era el año mil novecientos ochenta y dos... Octubre, el día veintiocho para ser más exactos, veniamos de un intento de golpe de estado, de años con el presidente Suarez en la Presidencia, estabamos en un país que enterraba, día sí y día no, a alguna víctima de la banda terrorista ETA, y nos moviamos en un desequilibrio emocional, psicológico, político y económico de tres pares de narices (con perdón, pero se me escapan términos para calibrarlo)...A esa edad, a la mía de entonces, se es de izquierdas normalmente, casi siempre, y encima si has tenido un profesor que alienta, que anima, que incide en el voto útil para cambiar, pues más, y yo quería votar a un presidente joven, con chaqueta de pana marrón y sin corbata, con una melena negra y labios gruesos que me parecía muy atractivo (jajajaja)... Y no fue tan fácil, porque, en casa, que se respiraba más centrismo, mi padre se había encargado de colocar la papeletita de UCD en mi sobre, en el mío, ¡semejante agravío!... ¿cómo se le ocurría pensar por mí?, aquello era un insulto tremendo a mi inteligencia... ¡Intolerable, papá!... Pues no, o se votaba así o no se votaba... Dí el cambiazo, eso sí, me monté mis artimañas para hacer útil mi humilde voto, mi padre se enteró muchos años después, cuando yo ya, un poco decepcionada, cantaba aquello de Javier Krae "Cuervo ingenuo" con toda la rabia que me cabía... Porque me habían engañado, tal y como suena... Se quedaron atrás las promesas, las ilusiones, los sueños y las palabras llenas de esperanza... Porque apareció aquello de "la erótica del poder", la frase acuñada por Alfonso Guerra que no entendí nunca, y sigo sin hacerlo... A España, es verdad, en eso sí tuvo razón, no la conocía ni la madre que la parió, aparecieron buenos vientos, algunos, pero, después de todo, el viento español es el viento español, digamos lo que digamos....
Ha llovido desde entonces, por mi mano han pasado votos de toda índole, no entiendo de política, entiendo de necesidades, no entiendo de colores, pero si de desigualdades, yo las sufrí, yo las viví, yo supe del enchufismo, yo supe de la desigualdad social, de no llegar "porque no eres" y no "porque no puedes"... luché, me sindiqué, me dejaron sin prestaciones, mi sindicato me dió la espalda, me sentí frustrada, abandonada y sola... politicamente sola, viví huelgas, sufrí piquetes, aún estando en servicios mínimos, comprendí (o lo intenté) la intolerancia y la intransigencia... y al remate, en esto de la política, he decidido que en este país sobra todo un senado, todo un congreso, todo un gabinete de gobierno... en este país sobran todos los políticos, esos que si entienden de política, que si comprenden, que si saben, que acuñan términos dificiles de digerir, pero sobre todo, sobran los chorizos, los sinvergüenzas, los que han llenado el país de sobres, sobran ineptos, que también llenaron el país de infraesctructuras inútiles, que gastaron el sudor de autónomos y trabajadores en construir banalidades varias... Sobran los que han llevado a la miseria a familias, al suicidio a personas que trabajaron dignamente, que rescataron a la banca, la misma que nos ha hundido, sobran todos y cada uno de los que se sientan, cuando les da la gana, en un sillón, cobrando un sueldo mensual, añadiéndolo a otros, varios, que ya llenan sus carteras...
Indignante, indignada, vapuleada por partidos, bipartidismo español, del que no podemos desprendernos, porque desde hace años, este país se partió en dos y así sigue... sin ver que el árbol tiene muchas más ramas, que se puede luchar por que otra rama vaya creciendo, o regar el árbol para que nazca una nueva...

CONCLUSION

Desde la perspectiva que dan los años, desde la indignación de la clase obrera, desde mis manos, encalladas porque trabajé en lo que pude, desde mi humilde casa, me permito el lujo hoy de hablar de política, aunque una ama de casa no sepa hablar de esas cosas... porque, en realidad, una ama de casa, solo sabe que tiene que comprar el pan para sus hijos, llevarles al médico y esperar horas, ir a la farmacia y pagar unos medicamentos, ver cómo no llega a fin de mes, como su marido se quedó sin trabajo, como su hijo, ese que puede, ese que vale, no podrá cursar una carrera universitaria... Porque, en definitiva, una ama de casa solo sabe, conoce, comprende, entiende y sufre, estos temas tan banales, tan ínfimos y tan insustanciales... dejaremos pues, que, esa panda de "cerebros" sigan haciendonos ver que, la realidad, es que, de política solo saben ellos.... Buenos días, a la cocina, a ocuparme de "mis labores", que allí si mando yo, coordino yo, ordeno yo y presido yo....

MARZO...

Mañana comenzamos mes... marzo llega, con su cambio de hora, su primavera, sus comienzos de alergías, sus tardes largas... con sus fechas importantes, su Semana Santa, que éste año ha decidido rematarlo y desprender el olor a incienso cuando el mes diga adiós. Marzo es un mes muy importante en mi vida, muchas de mis decisiones importantes, de mis días señalados están metidos en esos treinta y un días que mañana comienzan... En marzo me casé... en marzo comencé a vivir una historia de amor completa y sólida, y una cosa no conlleva la otra, son dos cosas aparte, porque, a veces, una se casa y no necesariamente comienza a vivir una historia de amor, hay veces que sucede lo contrario. Por eso yo me siento afortunada, porque el día veinte de marzo yo celebro dos cosas, mi aniversario y la fecha en que decidí comenzar mi historia de amor... y es el día del Padre, ese día lleno de colonias, calcetines, relojes, carteras...es decir, que los grandes almacenes vuelven a ponerse las botas, porque se han acostumbrado, junto a joyerías, pastelerías, floristerías, y demás "ías" (como digo siempre) a que todos los meses, o la mayoría, ellos necesitan un día para hacer su agosto... y la cosa no está para florituras (hablando de flores), marzo trae con él el día de mi santo, el día de la Encarnación o Anunciación, es decir que, las Encarnas, Encarnitas, Incas, Nanis, Chonis, Encarnis y Anuncias, Nuncis y todos esos diminutivos que, mi padre odiaba, y mira tú por donde yo llevo uno, recibiremos algún regalo de esos grandes almacenes, joyerías, librerías, pastelerías, floristerías o alguna "ía" por ahí suelta... Pero es que, no contento con eso, marzo trae a San José, que no contento con haberse adueñado de la paternidad nacional e internacional católica, hace de su onomástica un reguero de papeles brillantes, lacitos varios, sucedáneos de festividades múltiples... Porque en éste país, que yo sepa, José y todas sus variantes, masculinas y femeninas, son mucha mayoría... Creo que no hay ningún nombre tan repetido como José en la totalidad del suelo patrio... Y suma y sigue, porque después viene el Domingo de Ramos, pero.... antes habrá venido el Viernes de Dolores...¡más regalos!... las Lolas, Lolitas, Dolors, Dolores, Marilos y toda la gama dolorosa, visitan, después de San José y de la Encarnación, a los grandes almacenes en cuestión y a toda la lista de "ías" anteriormente mencionadas... ¡Y ahora sí!... ¡Semana Santa!... Procesiones, ciudades en la calle, Tronos que quitan el hipo, imágenes para venerar, para adorar, para llorar...porque ha llegado marzo, porque es primavera, porque se ha ido febrero con sus locuras y sus incoherencias, y toca pedir que no llueva, que no se desluzca la Semana Santa...
Y a todo ésto, yo decía que marzo era importante, pues sí, por todo eso, pero también porque, un veinticinco de marzo de hace cinco años yo me enteré de que iba a ser mamá, el día de mi santo, mi mejor regalo, porque, cuando una tiene ya cuarenta y tres años, lo último que espera que le regalen es un muñeco.... o un test de embarazo positivo, y a mí, hace cinco años, me regalaron las dos cosas.

CONCLUSION


Hay meses importantes en tu vida, en la vida de cada uno de nosotros, todos tenemos fechas que recordaremos siempre, las mías, tres de ellas, estan en marzo... Pero en marzo, hace un año, también sufrí uno de los días más tristes de mi vida, porque, en ocasiones, hay quien no sabe controlar, ni meditar, ni razonar... pero, igual que pasa la primavera, aquello también pasó, y quedó encerrado en el mes de marzo, en mi mes, el mismo que verá mis Bodas de Plata éste año, el mismo que vió como comenzaba mi gran historia de amor, el mismo que fue testigo de una maternidad regalada... Me quedo con marzo, con los Pepes, los papis, las Encarnas, las Anuncias, las Lolas y todas las "ías"... pero sobre todo me quedo con la primavera, que comenzará en veintiún días, que recibiré en Linares, haciendo que mis manecillas marquen una buena estación... Buenas noches, feliz mes de marzo para todos... a descansar...