7 abr. 2013

BORRARTE PARA SIEMPRE...(poesía).

Dejar en blanco los huecos de mi alma,
perder la memoria y volverme aire,
enturbiar mi mirada y ser la sombra
de unos versos dormidos en mi tarde,
tarde gris, tarde incompleta,
llena de sombras, de la nada, de fugaces
pensamientos, que se enclaustran,
que se enjaulan en mis venas y en mi sangre.
Borrar la tibia esperanza que tenía,
la que me hacía fuerte y me hacía grande,
la esperanza perdida, perdido el mundo,
perdí la partida... me dejé vencer por Nadie.
Olvidar la levedad de un sueño roto,
que no pesa, que no fluye, que no cabe
en un alma que llora soledades.

Marché y volví a tus noches de agonía,
recorrí tus palabras pronunciadas,
dardos benditos que me bendecían,
que luego se hicieron fuego fatuo,
fe que se desmorona.
Viví tu quietud y tu melancolía,
acuné tus dudas y tus miedos,
hice grandes tus símbolos amantes,
grabé tu nombre en mi piel a fuego.
Y como el fuego me quemó,
dejó cenizas,
cenizas negras de largas noches muertas.
Y he borrado ya todo lo maldito,
y he buscado un sendero entre mis penas.
Borré tu cruz y tu pecado, y los míos,
locos ajenos que me torturaban.
Renací y me hice eterna para siempre,
ajados mis sentidos que vagaban
por mares de tristeza y de agonía,
la misma que destuyó mi quimera.
Quimérico amor no consumado,
quimérica quietud hecha quimera.
Odié como nunca supe odiar,
maldecí tu amor envenenado,
y busqué el antídoto en mi frente,
y he sobrevivido a mi pecado.
Borré la luz maldita de tu sol,
y conseguí mi luna para siempre.-