27 abr. 2013

POESIA A UNOS OJOS...

Recorrí tus pestañas, las conté una a una,
paseé el borde de tus ojos,
adentré mi mirada en tu desierto,
me escondí en las sombras de tus cejas,
y creé un amor casi perfecto.
Tus ojos que inventaron las palabras
precisas y preciosas, concebidas
para dar al viento alas, al árbol hojas,
tus ojos que son llaves de mi celda,
en donde escondo los besos que son idos,
las manos que me tocan, las cadenas
de días y momentos perseguidos.
Ojos de cristal, de hielo puro,
acostumbrados a matarme lento,
a romper la bolsa de los míos
y hacer de su agonía mi sufrimiento.

Mil rostros jamás tendrán tus ojos,
capaces de romperme en mil pedazos,
dándome la vida que me roban,
quiero tus ojos, deseo sus miradas,
deseo sus dardos.
Morir en el fondo de tus ojos,
los que me dan la vida que yo vivo,
quiero morirme en ellos y ser mirada,
ser tu mirada, ser tu desafío;
el destello que me llena la mañana,
que hace de mi noche un cielo frío,
negrura que me come las entrañas
cuando tus ojos no me besan en los míos.
Nuestros ojos que crean y que se ríen,
que se bastan para amar y odiarse siempre,
sin tocarnos, sin hablarnos, sin sentirnos,
solo mirarnos y el mirar entiende
y comprenden las pupilas que seremos
arena de playa, sol poniente, viento cruel,
velero que zozobra en las aguas de tu mirar eternamente.-