16 may. 2013

¿QUE BUSCAN ELLOS?...(rozando el medio siglo).

Una charla entrecortada entre amigas da para mucho; comienza contándose algún "cotilleo" femenino, de esos que te hacen pensar a posteriori, y terminas haciéndote preguntas, y es que yo, queridos, soy mucho de preguntarme, más que nada porque soy de las que piensan que, preguntando, se suele aprender. La gran incógnita en esta ocasión es: ¿Qué buscan los señores a partir de cierta edad en una mujer?...¡Ah!, he ahí el gran dilema, porque, a día de hoy, recorriendo a señores famosos, escuchando comentarios de amigos, y observando la vida cotidiana, he llegado a la conclusión de que, como es natural, cada uno busca algo distinto... ¡Por supuesto!, y es que, como yo le dije a mi amiga, cada persona es un mundo. Hubo un amigo que, cuando le pregunté, muy honestamente (porque suelen serlo) me dijo que iba a pensar la pregunta, me respondería más tarde; y lo hizo: "Los hombres, a cierta edad, cuando buscan fuera, buscan lo que les falta o lo que les ha faltado, intentan cubrir las carencias que han tenido"... Y creo que estoy de acuerdo, totalmente además.
Las mujeres solemos pensar que, los hombres, cuanto más avanzan en edad intentan recuperar el tiempo perdido, pero lo asociamos a un solo tema, de ahí el refrán español, ese que describe de una manera tan castiza lo que ocurre, "Cuanto más viejo, más...."; quizás no, quizás sólo son "pellejos" los que no lo fueron, los que carecieron, muchos hay que, por el contrario, carecieron de ternura, o de sentido del humor, o de serenidad. Y, de repente, sin darse cuenta, se encuentran riéndose con una mujer, señora rozando la cincuentena que les llena el alma de risa cuando ella ríe, o que les hace suspirar un poco más fuerte cuando les dice una frase con cariño... Tal vez, si estuviéramos hablando de hombres entre los treinta y los cuarenta sí serviría aquello de que a un hombre se le conquista en la cama... recordemos que nuestras madres nos decían que, a un hombre, se le conquista por el estómago... nada general; yo, a partir de ahora, voy a creer que, a un hombre, se le conquista entregándole lo que no tuvo... Me contaba una mujer cercana a los cincuenta que no hay nada más placentero que escuchar al hombre escogido a los cuarenta y cinco, que escuchar como se ríe, amén, claro está, de que, luego, ambos, sean complementos perfectos en el tema más carnal. Pero me hacía ver que, cuando lo emocional existe, lo sexual funciona, o suele funcionar... Esta señora amiga me decía que nada mejor que un buen sentido del humor, que a esta edad siempre funciona, incluso en el ámbito sexual, que es la mayor preocupación de los señores a cierta edad... no porque les interese, (que también), sino porque su desazón es no estar a la altura... Comentábamos que, quizás, depende mucho de lo que se busca, si se busca un ratito íntimo, de vez en cuando, es distinto a cuando, de repente, cercanos a los cincuenta, se dan cuenta de que les llena una mirada, y cuando eso pasa, lo demás viene rodado...
Y creo que es verdad... Importa, solamente, que al cerrar los ojos (resumen de un varón) te des cuenta de que tu boca sonríe, no sólo recordando un momento entre sábanas, sino también las bromas que, entre sábanas, se es capaz de aceptar y de provocar... Ha sido un tema divertido, he visto que, a mi edad, a la de la mayoría de los que me contaron, rozando el medio siglo, lo que realmente nos gusta es VIVIR, pero sobre todo REVIVIR, volver a vivir una edad que se fue, porque la de ahora nos da la posibilidad de saber, exactamente, lo que nos llena...