26 jun. 2013

TIRAN MAS DOS TETAS QUE DOS CARRETAS...(refrán español)

Hace un mes más o menos, en una charla con mis mujeres en la Asamblea, hablábamos del poder de la mujer, del poder sexual se supone, porque otros los tenemos muy limitados. Y ¡claro!, como sólo sabemos que tenemos uno que nos funciona al cien por cien (la mayoría de las veces) pues lo exprimimos, lo utilizamos y lo hacemos mucho más poderoso, si sabemos hacerlo, que a veces olvidamos los protocolos. Hablábamos de hombres grandes o grandes hombres que han estado manipulados por una mujer, o al menos "encoñaos" que se dice en mi pueblo (con perdón por la palabra). Casos hay en que una mujer ha manejado el poder desde la sombra, en que ha jugado con Imperios, con Religiones, con Coronas... hombres que, no se sabe por qué razón, quedaban anulados ante la hembra. Y a veces nos sorprendíamos porque, efectivamente, la señora en sí no era una belleza, (véase a Camila Parker, por poner un ejemplo), pero como suele decirse, algo tendrá el agua cuando la bendicen; el poder de una mujer, su enganche, muchas veces no está en su belleza exterior, sino en lo que un hombre sabe ver o descubre, cualidades que están ocultas, que el resto de los mortales no ven, y para uno solo es la vida.
Hace unos días también hablaba con mi amiga Pili de esto mismo, del descubrimiento por parte de la mujer de que posee ese poder porque a veces ignoramos que lo tenemos, hasta que llega un punto de inflexión, una situación en que descubres que lo tienes, que llevas riendas que no sabías ni tan siquiera que manejaras, y hay ocasiones, en que encima, para tu regodeo, para tu autoestima, te lo dicen, y cuando esto sucede, cuando te confirman eso de "Me tienes loco", piensas, maliciosamente, que todavía el subjeto en cuestión no sabe hasta qué punto de locura puedes llevarle, te entra la risa floja interna, piensas para tus adentros, haces una lista mental de peticiones y comienzas a usar tus poderes, esos sensuales y sexuales que desconocías, que veías en otras pero que en ti ignorabas... ¡¡Y la felicidad te embarga!!... Digamos lo que digamos, a todas nos gusta tener al subsodicho comiendo de nuestra mano. Las hay que lo intentan (todas en alguna ocasión lo hemos hecho) por el "ordeno y mando", colocarnos los galones y sacar a Agustina de Aragón de su tumba... No funciona, puede que te cojan miedo en  según que temas, pero funcionar no funciona, porque se vuelven rebeldes internamente... Así que, visto lo visto, y como somos listas tenemos el ejemplo de Salomé, que con un baile de lo más provocativo consiguió un corte de cabeza, y si bailamos bien conseguiremos que ellos bailen mejor, porque bailaran al ritmo que marquemos, ¡¡comprobado!!, puede que sea sibilino, malicioso o tramposo...¿y qué?, hasta ahora son las únicas armas con las que contamos, llevar hasta un punto de locura sus hormonas, porque encima, digan lo que digan, les gusta. En el amor y en la guerra todo vale, maquiavelicamente hablando, y a veces hay que ser maquiavelicas, porque, tal y como está el patio es mucho mejor escuchar un "Nena, me tienes loco", que un "¡Que te den!" no dicho pero pensado...¡¡Dónde va a parar!!... Las charlas con mujeres amigas, cuando sale este tema, me gustan mucho, son divertidas, son inspiradoras, se aprende una barbaridad escuchando, y al remate se llega (por desgracia) a la misma conclusión: Tiran más dos tetas que dos carretas... Eso sí, si sabes moverlas (las tetas, digo, con perdón)... Buenos días, comprobar que "Estoy loco por tí" ayuda mucho a sonreír....