6 ago. 2013

EL MISTERIO DEL ORGASMO...(lecturas en la sobremesa)

Después de comer, mientras una servidora se toma un café tranquila y relajada, me gusta darme una vuelta por alguna revista, de esas femeninas, que se llaman. Y me acabo de tropezar con un artículo en una de ellas escrito por una mujer, editado por mujer y, supongo, revisado por mujeres. Yo tengo que aclarar que soy muy torpe para depende qué cosas, entiendo un poco a resbalones y necesito releer ciertos conceptos, ciertos términos y ciertas frases...porque me quedo flipada, que diría mi sobrina. Hoy tocó la lectura de un artículo sobre el orgasmo femenino, o los orgasmos, porque según he aprendido hay varios, muchos, distintos y diferentes. Eso ya lo sabía, pero no que hubiera tantos, siempre se ha hablado de ello, el doctor Emmanuele Jannini escribió un artículo médico estupendo, diferenciaba entre orgasmo vaginal, clitoriano y cervical, y punto pelota, que decía mi abuela, muy distinto del que acabo de leer. Porque, eso sí, según nos aconseja la redactora, debemos de prestar atención a nuestros orgasmos...¿?... yo no había reparado en esas menudencias y en esos pequeños detalles. He llegado a la conclusión de que, tal vez, no había reparado porque, en determinados momentos yo creo que se está a lo que se está, y ¡claro!, como yo no iba a escribir un artículo sobre semejante cuestión, olvidé en esos cruciales momentos pararme a diferenciar los detalles. Según parece y se cuenta hay hasta cinco tipos de orgasmos...¡!...¿?... ¡Pues sí!, según la señora que lo ha escrito se pueden diferenciar orgasmos vaginales, anales, clitorianos, orgasmos táctiles y orgasmos mentales ¿?... Bueno, de estos últimos hay muchos, eso hay que reconocerlo. Miré y repasé los datos de la señora, esperaba que fuera ginecóloga, que fuera psiquiatra, educadora sexual, u Olga Bertomeu como poco, pero no, era una editora, cosa que tampoco es malo, ya que escribir un artículo es un derecho que tiene cualquier persona y que todos deberíamos de hacer porque plasmar lo que se piensa es muy sano. Pero sí me sorprendieron los datos "científicos". Yo, como digo, soy de las que releen, intentaba descubrir los míos, naturalmente, porque eso solemos hacerlo aunque no lo digamos, es decir, leemos algo que nos interesa y rebuscamos para ver si en algún párrafo, concepto, caso hipotético, nos podemos encuadrar o nos vemos reflejadas, si no nos vemos cogemos una pizca de cada caso y nos formamos nuestro orgasmo particular. Yo sigo perdida, ando todavía preguntándome por qué derrotero van los míos y los de las señoras normales y corrientes, esas que tenemos bastante claro lo que es un orgasmo y desconocemos los cuatro restantes...o los tres, porque el mental es muy socorrido...pero la redactora olvidó otro, yo añadiría el orgasmo onírico (jajaja) de esos que conllevan suspicacias del acompañante de cama, que suceden en mitad del sueño placentero y reparador y que a veces son sonoros... Me hallo a esta hora un poco dubitativa, intentando descubrir, junto a alguna amiga conectada, cuál es el orgasmo que usamos más a nuestra edad (jajaja), porque supongo que, con tanto para elegir podremos escoger uno.
Ya con menos bromas, decir que el mundo de las sensaciones, de las reacciones físicas y fisiológicas,  es muy personal, muy íntimo, pero eso sí, el orgasmo, según el diccionario es: Momento de máxima excitación de los órganos sexuales en el que se experimenta un placer intenso,y que va seguido de una relajación... Sencillamente, claramente, simplemente, escuetamente... Lo demás es personal, lo demás es íntimo, igual que lo es el punto G. Esa creencia de que todas las mujeres sienten igual, les gusta lo mismo, reaccionan a los mismos estímulos, hace flaco favor a la misma mujer y además deja muy mal al varón, que repite lo aprendido una vez, mil veces, con mil mujeres (esto es exagerado, pero por si hay alguno) y que más de una se queda pensando en la luna de Valencia, preguntándose hacia dónde se fue el suyo porque el señor no ha sabido encontrar nuevo camino y ha repetido la senda conocida, aunque sea distinto paisaje... y eso es un error... Me decía una amiga hace un momento, tras comentarle mi hallazgo revistero-digital, que se debería de escribir un artículo más personal, más intimista, menos científico, menos basado en estadísticas, porque, ¡esa es otra!, hay un 90% de mujeres que son clitorianas, y un 7% que son vaginales... al orgasmo mental le dan un 0,3%...¿?... Como digo, me he quedado un poco flipada, se supone que yo entro en el grupo del 90%, porque es mayoría, pero como me detengo poco a revisar lo que está pasando cuando está pasando, como me dedico más a lo que está pasando, se me escapa ese pequeño detalle de saber dentro de qué grupo estoy... Así que, aunque sea por tonta curiosidad (tonta desde luego) voy a tener en cuenta el detalle y me centraré, la próxima vez, en descubrir mi grupo, para que, cuando vuelva a tropezarme con un artículo tan explícito, pueda englobarme inmediatamente en algún bloque y no ande desazonada y trémula por toda la casa, interrogándome dramáticamente cuál es el mío, que esto es un sin vivir, y resta mucha fuerza vital...
Voy a terminar de tomarme mi café, de reírme con tres amigas con las que estoy disertando sobre la cuestión sexual tremenda, sobre la interrogante inmensa que se nos ha colocado, y ya que se ha dado pie a esto, aprovecharé y pediré que se me den los medios para comprobar, sin mediar mucho tiempo, el gran dilema creado.... Por cierto, podría decir el nombre de la revista en cuestión y de la redactora, pero no lo voy a hacer, decir que, revistas femeninas de gran tirada hay pocas, de esas mensuales, grandes y atractivas, creadoras de tendencias en moda y maquillajes...y desde ahora, culpables de que mi intriga sexual haya aumentado considerablemente... Buenas tardes, feliz café, sigamos riendo un poco que es muy sano, aunque sea un poco risa nerviosa porque no sabemos a qué grupo orgásmico pertenecemos... y las dudas, a veces, dejan risas flojas.