20 ago. 2013

LA AMISTAD SE LLAMA ROSI...(¡¡Feliz cumpleaños!!).

Era una niña rubia y guapa, guapísima, sigue siendo una mujer rubia y guapa, guapísima. Nos conocímos de una forma muy extraña, por un amigo común, de aquellos amigos comunes de siempre que sigue siendo común y sigue siendo de siempre y por siempre... de las dos, de ella y mío. Creo que yo tenía quince años, no recuerdo cuántos, ella dos años menos...pero recuerdo que era verano. Nos conocímos no sé cómo, pero sé que, desde entonces, el sentido de la amistad, ese de "mi mejor amiga", para mí tuvo un nombre... Tengo muchas mejores amigas, lo bueno del corazón es que es capaz de ser dividido sin que ninguna de sus partes conlleve una merma. Todas por igual. Pero siempre hay casos especiales, por las circunstancias, por la personalidad, por el carácter... Fuerte carácter el de las dos. Alegre carácter y carácter luchador. Las dos. Rebeldes las dos. Mi amiga del alma, esa con la que se llora, con la que se ríe, esa por la cual una es capaz de romperse el alma y romper una amistad que la pudiera dañar a ella. Rosi cumple años mañana... Rosario, que es su verdadero nombre, y que los cumplirá trabajando, como ha trabajado desde niña, desde siempre, haciendo de su vida la entrega a su casa, a su marido y a sus hijos... sin mucha vida social (eso también me lo sé, por desgracia), pero la vida social justa, la de los suyos... La de los amigos que están siempre, cuando se puede, para compartir risas, para compartir preocupaciones...
 Compartiendo costuras, compartiendo lecturas, compartiendo salidas, compartiendo las confesiones de los novietes, los escarceos primeros, las primeras experiencias, las amorosas, las maternales, las rebeldías, las regañinas... compartiendo los sueños, compartiendo la lejanía, viviéndola, y sabiendo que estaba... porque ella estará siempre...
 Era una niña guapa y rubia y es una mujer de bandera... He recorrido largos caminos, conocido a mucha gente, convivido y compartido... y ¡cuántas podrían aprender de ella!... de la generosidad de la amistad, esa que no necesita del contacto diario, pero que te llena la vida con la sonrisa enorme y maravillosa de su boca y de sus ojos, unos ojos alegres, que ríen cuando se ríe... Rosi en mi vida siempre, a salto de mata, cuando se ha podido. Pero cuando se ha podido ha estado y cuando la he necesitado sin llamarla vino, supo que hacía falta y estuvo. Testigo de mi vida, de mis desengaños, de mis ilusiones, de mis llantos y mis risas... Nunca juzgó, nunca me riñó... solo me escuchó, con más silencio severo o más risas estruendosas, según el caso. Educando con dificultad, pero educando bien, compartiendo su vida con sacrificio, pero compartiéndola bien... Y es que, como digo siempre, cuando sale la raza la raza cumple...
Mañana cumple años, es su día, es su fiesta, un año más para añadir... un año más para disfrutarla, aunque sean escasos momentos, pero intensos, y en pocos días compartiendo con amigos, todos juntos, los que somos, los que seguimos siendo, aquellos comunes desde hace más de treinta años... Y ella siempre...Su sonrisa, su malhumor, su tristeza, sus lágrimas, su dolor... ella, mi Rosi, en estado puro siempre, tal cual es. Mañana no estaré en Montejícar para felicitarla, la felicitaré, por supuesto, pero esta noche en que me despido del día, en que mañana será ajetreado, no quería dejar pasar la ocasión de regalarle un beso, lejano, como han sido muchos, un regalo, unas letras, y decirle que la quiero mucho, que es MI AMIGA, la que no necesita darme su sangre, sino dejarme su hombro para que, si en algún momento lo necesito, apoye mi cabeza para llorar... porque la amistad no está llena de grandes palabras, esas de te doy mi sangre, sino de palabras pequeñas y gestos grandes, como mirarte a los ojos y consolarte el alma, y en eso Rosi ha sido la mejor... Un beso Rosario Castillo Valdivia, mi amiga del alma, mi colega, mi confidente... Disfruta de tu día, cumple muchos más y sigue en mi vida, porque te sigo necesitando...