26 ago. 2013

¿SE DEBE DE FINGIR EL ORGASMO?...(reto con Maribel)

Hay mañanas intensas, de esas en que lees algo y te sonríes, hoy fue la mañana. Parece ser que se comenta por Twitter un artículo de Nuria Roca sobre el sentido que tiene fingir los orgasmos. Maribel Lirio, esa amiga-escritora con reservas (suyas, porque yo no tengo ninguna, en cuanto a escritora, digo) me retaba a escribir sobre el tema. Bien, partimos de la pregunta de Nuria Roca: "¿Tiene sentido fingir los orgasmos?"... Hombre, si a mí me lo preguntan así, a palo seco, pues soltaría un NO rotundo, ¡claro, bastante irónico!. Supongo que es la respuesta que todas daríamos, ¿para qué fingir algo que no has sentido, que no has disfrutado, que no has "saboreado"?... Pero... (siempre hay un pero) seamos un poco benevolentes, analicemos la cuestión que es peliaguda, pasado el primer arrebato de sinceridad pasmosa comienzas a pensar razones, motivos, causas, y en último lugar ese sentido de la caridad cristiana (o no) que todos los mortales nos merecemos, y que nos hace fingir muchas cosas. Hay momentos en que fingimos simpatía ante quien nos patea las entrañas, colocamos risas de cumplido ante un chiste que no hemos comprendido, hacemos elogios (falsos como la falsa "monea") sobre el vestido de una amiga, le decimos al hijo de una conocida que es guapo (mentimos como bellacas)... así pues, si mentimos, fingimos, disimulamos en otros terrenos, incluido el sentimental, sobre todo a la pregunta masculina de "¿Te pasa algo?" y soltamos un "NO" como una catedral cuando deseamos soltar la lengua y poner a parir al contertulio en cuestión... así pues, ¿por qué no iba a tener sentido fingir un orgasmo?... eso sí, uno, o dos lo más, porque si no los acostumbras a creerse "Gladiator" y eso está muy feo. Yo creo (digo yo y digo creo, que conste) que todas en algún momento hemos fingido un orgasmo, ellos no (a lo de ellos se le llama gatillazo y es la manera que tiene la naturaleza de dejarlos con el culo al aire, con perdón, sin posibilidad de mentir, por una vez la naturaleza fue más que sabia). Muchas razones hay para fingir un orgasmo, las más cotidianas, creo (vuelvo a decir creo) son esas ganas locas de terminar la faena, porque una está cansada, quiere dormir, cuanto antes termine la ronda mejor y hay que acelerar la cuestión (¿o no?).... Otra causa, intentar subir la moral a la tropa, que cuando se ganan batallas todo el ejército está más contento, sobre todo los altos mandos, así que, una ayudita a que siga creyendo el soldado que todo sale según sus planes no hace mal a nadie, pero ayuda mucho (¿o no?)... Otra causa, darse cuenta de que como te demores más aquello va a terminar como el rosario de la aurora, olvidar por un momento que, hombres y mujeres tenemos distintos ritmos, y ya que ellos van al suyo (suele ser así) es mejor que acomodemos el nuestro, aunque se nos hayan quedado pasos de baile sin realizar, pasamos al paso final de una tacada, más que nada porque la melodía se comenzó a contrapié (¿o no?)... Fingir un orgasmo a veces da buen resultado, casi siempre a ellos, tiene el sentido que cada uno quiera darle, no hay reglas fijas, pero eso sí, como mujer, como mujer sexual y sexuada yo creo que hay que ser sinceras, no pasa nada, no se hunde el mundo, no se seca el Océano, como digo muchas veces. Si la melodía quedó interrumpida porque el trombón terminó antes de hora en otro momento se retoma, nadie es perfecto, nuestro cuerpo, nuestras sensaciones, van a su bola, van a su ritmo, no somos dueños de su libre albedrío...a ellos también les pasa, y no pasa nada...
Por lo tanto yo, sinceramente, después de pensar y repensar pienso que sí, que puede tener un sentido, porque es algo personal, pero por eso mismo, porque es personal, yo personalmente prefiero decir las cosas claras, prefiero escuchar a mi cuerpo y hacerle caso y no tener que recurrir a darle sentido a tener que fingir un orgasmo. Por último y más serio, recordar que fingir orgasmos, no conseguirlos puede ser un problema de salud, se llama anorgásmia, y que tiene tratamiento, y aún habiéndolos tenido, teniéndolos, fingir en demasía, convertirlo en pura rutina, en pura costumbre, puede llevar a adquirir dicha enfermedad... ya digo, como ellos, las disfunciones sexuales son iguales, como todo en la vida, para ambos sexos.
Así pues, habrá que preguntarse subjetiva e íntimamente qué sentido tiene, para cada cual, fingir un orgasmo, pero reconozcamos que es mejor enseñar y aprender, no olvidemos que el sexo es una necesidad fisiológica, y que por tanto, cualquier fingimiento llevado a cabo de forma cotidiana puede ocultar otros problemas escondidos...
Que ustedes lo disfruten bien... reto aceptado, reto cumplido, y como dije, es lo que creo... Feliz tarde y felices orgasmos, que por algo la Madre Naturaleza nos otorgó la capacidad para tenerlos, sólo es cuestión de realizarla...