29 ago. 2013

EL PIANISTA... (poesía del año 1984).

Unas manos, un piano
y un perfume de camelias.
Siempre que miré al balcón
oí melodías a medias
que no acabaron jamás
aquellas manos enfermas.

De vez en cuando, el viento,
movía la cortina abierta,
y entonces una figura de hombre
paseaba entre tinieblas.

Duraba aquella visión
lo que dura una serena
mirada a los ojos tibios
del cuerpo que se desea.

Y después, lento, cansado,
un piano que contesta
a los vagos sentimientos
que en mi alma imaginaba
y que mi alma conserva.

Y siempre de pie, mirándo
aquella ventana abierta,
esperándo el sutil soplo
que la cortina moviera,
para poder contemplar
la masculina belleza
de un hombre que, debilmente,
en la sala se pasea.

Nunca pude conseguir
ver su rostro muy de cerca,
solo destellos oscuros
que de sus ojos salieran,
y que pasaban despacio
junto al jarrón con camelias
que había junto al piano
frente a la ventana abierta.
 .........................................

De aquellos, mis pocos años,
aún mi corazón se acuerda.
Y se acuerda del misterio
de la sala con camelias,
y no olvidé la atracción
que por el hombre sintiera.

Ahora volví al lugar,
mi pensamiento se enreda
con las tristes melodías
que para mí son eternas.
Y quiero pensar que, acaso,
cuando murió aquel poeta
el de la cara lejana,
una mujer sonriera
triste, al escuchar un piano,
recordar viejas promesas,
y pensar en el amante
que, por no tenerla cerca,
se encerró en aquella casa
con perfume de camelias.
 ................................................

Y aquel "A Elisa" sonaba
de nuevo; en cada estrella,
miré hacia el lejano cielo
y ví unas manos serenas
acariciar un piano
y besar una camelia,
cuando el viento sin querer
movió la cortina eterna
que tapaba la ventana
que siempre se quedó abierta.-

Foto  de Retratos a boligrafo de Paco Díaz

(Esta poesía fue escrita en 1984, mientras estudiaba en Granada, un piano sonaba frente a mi piso cada tarde, era una niña de apenas veinte años, y mientras estudiaba imaginaba una historia de amor romántico y eterno, encontrar estas poesías ha sido una gran alegría para mí).