2 sept. 2013

¡¡MAL DE MUCHAS.....!! (mis reflexiones en la madrugada)

Me tropecé esta noche, hace unas horas, con uno de esos enlaces en los que se habla de lo que se pierde el que se va, de lo que echará de menos a quien se queda, de lo mala persona que es el que se va, de lo buena persona que es la que se queda...¿de verdad...? ¿Tan malo es desear encontrar la felicidad después de comprobar que somos infelices...? ¿De verdad las mujeres somos tan necias que nos creemos que nos echarán de menos una vez se haya cerrado la puerta?... ¿Cuántos volvieron después...?¿Cuántas lágrimas derramaron las que se quedaron...? ¿Por qué absurda razón estos enlaces van siempre dirigidos a mujeres...? Esos enlaces en los que se nos hace ver lo fantástico de la confianza, de la fidelidad, del dolor que sentirá el que nos deja cuando compruebe que nos perdió... Esos enlaces que nos consuelan porque, parece ser, que a ellos no les hace falta que les consuelen si la que se va es ella. Después de todo, cuando alguien se va tras años de compartir, de convivir, de observar, será porque "algo" en su vida no encaja, porque descubrió que hay vida más allá de la que tenía, porque ya no le compensa representar un papel del que se cansó. Y desde luego que no me creo que el que se va eche de menos a la que se queda... Lo digo en femenino porque así van los mensajes: Las pobres mujeres abandonadas, que tienen que consolarse pensando en que se las añorará, pensando en que lo que encontraron fuera no es bueno, que ellas son mejores que nadie, que nos tienen que levantar la autoestima de alguna manera, y nada más fácil que colocar enlaces de esos que a mí me suenan a "Mal de muchas..." (ya sabemos cómo continúa)... ¿Acaso los señores no sufren...? Hay casos, aunque creamos que no. Muchos casos además. Pero he llegado a la conclusión de que ellos los sufren en silencio (como las hemorroides, con perdón), ellos son abandonados, ellos son dejados en un rincón y no pasa nada. Bueno, sí. Pasa que la señora que se va es vilipendiada, humillada, criticada, juzgada, pisoteada verbalmente... y ellos siguen en su casa, y ningún enlace les hace ver que se les echará de menos... ¡quizás sea que nosotras somos más imprescindibles!... Cuando una mujer es abandonada se la trata distinto. En el supuesto caso de que se la abandone por otra, la mala es la que se lo lleva, la buena la que se queda... Si un hombre es abandonado la ecuación es la misma, la mala es la que se va, pero el malo no es el que se la lleva, el conquistador es acompañante simplemente, nunca es malo ni bueno, es como una ameba, indifirente... Pero ocurre que, para que una mujer sea abandonada tiene que haber otra mujer que arrastre, y viceversa, por lo cual es un juego de sexos, de sentimientos, de necesidades. Nadie es malo por irse, nadie es bueno por quedarse. Como dije en cierta ocasión en las rupturas no hay buenos ni malos, hay personas que descubrieron (una u otra) que la convivencia no podía ser, que lo que soñaron no se cumplió, y estoy segura de que, con todo el dolor del mundo, deciden terminar una situación que emocionalmente desestabiliza, rompe con la seguridad que debería de dar un hogar...
No creo que una mujer abandonada necesite que le digan que la echaran de menos, ¿por qué...? Yo no me creería para nada que me echarían de menos, si se fue es porque lo pensó, sopesó, comparó, o simplemente alguien le hizo sentir mejor, por lo tanto no tiene razón de ser que desee volver conmigo, conmigo ya estuvo, ya sabía los parajes y los rincones de mi mundo, si lo abandonó es porque ese mundo no era el suyo, no era el común... Cansada estoy de esos alardes "cartelísticos" en los que se nos trata como débiles. Somos fuertes. Las mujeres hemos sido abandonadas (igual que los hombres, naturalmente) desde que el mundo es mundo, sabemos luchar, sabemos seguir, sabemos lavantarnos, sacudirnos el  polvo y guerrear... No creo que se nos tenga que consolar con frases ilusorias porque nuestra inteligencia es superior a dichas frases, porque sabemos que no nos extrañarán, que no nos echarán de menos, incluso sabemos que olvidaban hasta la fecha del aniversario y cumpleaños, y eso durante la convivencia... no somos tan crédulas (creo y espero) como para creernos que leyendo un cartelito nos convenzamos de algo que sabemos que no es... En lugar de eso deberíamos de pensar que, como dice el refrán "A enemigo que huye puente de plata"...
Ha sido una noche intensa, un simple cartel, un simple enlace que da juego para una conversación larga, distendida, llena de anécdotas, llena de complicidad, y sobre todo darte cuenta de que, pase lo que pase (porque la vida está llena de sorpresas) cuando dos personas saben hablar, hablan de forma civilizada, hasta la despedida más dolorosa puede llegar a ser la más conveniente...
Buenas noches, madrugadas ya... especialmente a esas mujeres que no necesitan que se les mienta desde un enlace, que saben que se quedaron atrás pero cogerán impulso y saltarán el obstáculo, porque nuestro género es así, fuerte y seguro...