7 sept. 2013

"UNAS PALABRAS PARA EMPEZAR"... (Diez años de mi vida. Diario para mi hijo)

Hace unos días dejé por estas páginas un trozo del diario que escribí para mi hijo, hoy leyéndole a mi madre un poquito de mi vida, de la que también fue suya, me atrevo a publicar y contaros cómo comienza ese diario.

He abierto este  nuevo cuaderno con una frase de uno de los libros más bonitos que he leído.
Y lo he puesto porque éso es lo que debes de sentir siempre, que tú tienes una vida propia y sólida, que nadie puede dañarte, porque tú eres independiente y como tal tienes que valorar en su justa medida las críticas y los elogios que recibas, teniendo siempre en cuenta la boca de la que salen. Hay personas a las que no merece la pena escuchar, y si lo hacemos con los oídos hay que evitar hacerlo con el corazón.
Procura ser justo, honesto, sencillo y sincero, pero comedido, valorar lo bueno que te ha dado la vida y subvalorar lo malo que te depare. Sacar de cada vivencia una experiencia y de cada error una lección que evite que vuelvas a caer en el mismo. Jamás dejes que el desánimo te venza, no te puedes permitir ese lujo, y lucha por tus ilusiones, no pienses que son imposibles, la imposibilidad de un sueño la hacen los cobardes. Sé valiente. Ama mucho porque amar da vida y hace feliz a los demás; no busques en el amor la pasión primera, sino la comprensión y el respeto. Nunca valores un físico, los físicos terminan y como decía Saint-Exúpery en "El principito", lo esencial es invisible a los ojos.
Por todo esto piensa que estás encima de todo el que intente dañarte, porque por el simple hecho de intentar hacer daño ya se desciende a límites inferiores.-

Así comienza, en toda su extensión, el diario que hace diecinueve años escribí para mi hijo. La foto es de la hoja de bloc en que fue escrito. A pesar de lo vivido, sigo pensando lo mismo.