6 dic. 2013

SE APAGÓ LA VOZ NEGRA Y LA BLANCA SONRISA... (Poesía)

Se ha evaporado la voz de la justicia,
 la oscura piel y el puño alzado,
se ha ido lentamente, se llevó su vida,
 el ejemplo y el dolor que le causaron;
se ha quedado mudo todo un Continente,
 triste el mundo y vencido el esclavo.

Se fue Nelson, y se llevó su sonrisa,
se llevó su palabra, se llevó su calvario,
y las celdas de las cárceles verdes,
 de las sabanas profundas, de las cascadas,
en esta noche gris y oscura como su destino,
 lloran por el hijo, viven por su alma.
Se ha ido Mandela, todo se despieza, todo se destruye,
todo se recuerda,
los barrotes, las cadenas, los grilletes,
 las voces que clamaban, las gentes sin conciencia,
tambores con los ecos se elevan a los cielos,
estrellas que se caen, lunas que se desangran.
Se ha ido Nelson, y sólo se ha quedado la huella de su paso,
la voz de su palabra, la risa de su boca, el aura iluminada,
los años sorprendidos, las edades tapiadas,
la injustica que clama, la crueldad que se calla.

Los yunques seguirán siendo fuertes,
el puño seguirá reclamando,
el martillo seguirá golpeando.

Y no ha muerto Mandela,
pues sus pies seguirán caminando.